Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
CUENTO CONTIGO...
BLOG del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de San Martín, Buenos Aires - ARGENTINA
//21 de Julio, 2008

Curas Felices

por movsanmartin a las 11:03, en General

La semana pasada me ha ocurrido algo muy desconcertante: en uno de mis artículos decía yo, de paso, sin dar a la cosa la menor importancia, que me sentía feliz y satisfecho de ser sacerdote y que esperaba que esta alegría me durase siempre. Lo decía con la misma naturalidad con que pude escribir que me gusta la música o que prefiero el sol a la tormenta.

Y he aquí que he comenzado a recibir cartas felicitándome por haber dicho algo que, por lo visto, es sorprendente; algo que, según dicen mis comunicantes, sólo se atreve a afirmarlo en público quien tenga mucho valor. Y yo he leído estas cartas sin dar crédito a mis ojos, estupefacto, sin acabar de entender que alguien crea que implica valor el decir cosas que a mí me resultan simplemente elementales. En rigor, yo no necesito coraje ninguno para decir mi nombre, los años que tengo o lo que soy.

Pero, por lo visto, según quienes me escriben, ahora los curas se sienten como avergonzados de serlo; ocultan su sacerdocio como un hijo ilegítimo; y el que no abandona el ministerio -dicen- es porque aún no ha encontrado una forma mejor de ganarse la vida.

Pero ¡qué tontería! Creo que voy a devolver sus cartas a mis comunicantes para decirles que el número de curas felices es infinitamente mayor de lo que ellos se imaginan y que si no todos lo gritan en sus púlpitos o en los periódicos es por sentido común o porque ahora lo que está de moda es presumir de malos, y así, mientras hoy uno puede encontrarse en la prensa la foto de una señora con un cartel que dice: «Soy una adúltera», resultaría bastante rarito que los curas caminaran por la calle con un rótulo que pregonara: «Soy feliz.»

Sin embargo, hay que preguntarse cuáles son las raíces por las que el prestigio de la vocación sacerdotal ha bajado tantos kilómetros en la estimación pública. Porque esto sí es un hecho. Antaño, el anticlericalismo era una indirecta manifestación de estima, ya que sólo se odia lo que se considera importante. Hoy, me parece, funciona más que el anticlericalismo el desprecio, la devaluación, la ignorancia.

Los síntomas de esta bajada del clero a la tercera división social son infinitos. Citaré un par de ellos. Se publicó hace tiempo un librito, editado por el Ministerio de Educación, dedicado a presentar a los muchachos los Estudios y profesiones en España. Un libro supercompletísimo. ¿Que el muchacho quiere ser buzo? Busque en la página 64. ¿Le apetecería ser entomólogo? Encontrará orientación en la 78. ¿Prefiere ser bodeguero, bailarín o cristalógrafo? La tiene en las páginas 66, 135 y 101, respectivamente. Así que no sólo se ofrecen las tradicionales profesiones -médicos, abogados, maestros, ingenieros-, sino también las más nuevas o estrambóticas: azafata de congresos, actor, ceramista, peluquero, sedimentólogo, terapeuta, sociólogo, especialista en calderería de chapa. Todo cuanto usted pueda desear. Pero, naturalmente, no busque usted en la letra S la profesión de sacerdote; ni en la C, la de cura o la de clérigo. Menos, claro, busque en la M la vocación de ministro del culto. Ni siquiera busque en la B de brujo. Ser todo eso, para el Ministerio, debe de ser, cuando más, una vocación tolerada para la que no se ofrecen ni orientaciones ni posibilidades, como, por lo demás, tampoco se enseña a ser ladrón o atracador.

Pero más doloroso me parece el otro síntoma: el Instituto Gallup hace cada varios años un estudio sobre el reconocimiento social de las principales profesiones, y pide a sus encuestados que valoren «el nivel moral o grado de honestidad» que atribuyen a los miembros de cada uno de los principales grupos sociales. ¿Quedarán los sacerdotes en cabeza al menos en la valoración de su honestidad? En el último estudio aparecemos exactamente en la mitad de la tabla, en el puesto décimo entre veintiuna profesiones. Por delante de los banqueros, los políticos o los empresarios. Pero muy por debajo de ingenieros, médicos, periodistas, policías o abogados. Y lo que es peor, estamos en descenso: cinco años antes ese mismo sondeo situaba al clero en el quinto lugar de la tabla.

Voy a aclarar que a mí no me preocupara el descenso de valoración «social». El que los curas, en cuanto tales, hayamos dejado de ser parte de los «notables», de las «fuerzas vivas» de la ciudad, no me parece ninguna pérdida. A Cristo y los suyos, evidentemente, nadie los colocaba junto a Pilato y Herodes. A mucha honra.

Más me angustia la pérdida de aprecio «moral» y -¿tal vez como consecuencia?- el que muchos sacerdotes pongan en duda lo que se llama «su identidad sacerdotal». Que ellos no acaben de ver muy bien para qué sirven y que tampoco lo entienda y valore suficientemente la comunidad.

Yo no sería honesto si no dijera que en esto ha contribuido decisivamente la curva de secularizaciones de los años posconciliares. Dios me librará, claro está, de juzgar a las personas. Que a alguien por un momento lo haya deslumbrado el amor de una muchacha más de lo que le alumbra el fuego apagado de su vocación me parece doloroso, pero comprensible. Que alguien no sea capaz de soportar la soledad es uno de tantos precios que paga la condición humana. Pero lo que ya me resulta incomprensible es que el sacerdocio se abandone por cansancio, por desilusión, por sensación de inutilidad o porque -dicen- les asfixia la estructura de la Iglesia, para encontrarse -al salir- con que todas las estructuras de este mundo son hermanas gemelas, y la peor de todas es la propia mediocridad.

Y lo peor del asunto es que hayamos convertido la crisis de las personas -de algunas personas- en la crisis del clero. Es cierto: un cura que se iba, daba más que hablar que cien que permanecían. Y cuando en un bosque se talan dos docenas de árboles, todos los convecinos sienten como si el hacha golpeara también su corteza.

Toda esta serie de factores ha hecho que hayamos ido pasando del cura orgulloso de su ministerio al desconcertado de ser lo que es. Quisimos -y yo creo que con razón- dejar de ser «bichos raros», alejarnos de unos vestidos que nos alejaban; quisimos -y creo que con acierto- sentirnos hombres «mezclados» con los demás hombres, y parece que nos hubiéramos vuelto «iguales» a los demás hombres, empezando por contagiarnos de esa tristeza colectiva, de ese desencanto que parece característico del hombre contemporáneo.

Y -¡claro!- comenzaron a bajar las vocaciones. Recuerdo que cuando yo fui, de niño, al seminario lo hice ante todo por nacientes razones religiosas. Pero también porque admiraba la obra de algunos sacerdotes muy concretos, porque veía que sus vidas estaban muy llenas, porque entendí o imaginé que siendo como ellos sería feliz como ellos eran.

Hoy entiendo que sea más difícil para un muchacho iniciar una carrera en la que no sólo va a ganar menos que siendo fontanero o peón de albañil, sino en cuya realización no viera felices y radiantes a quienes la viven.

Por eso me pregunto si una de las primeras tareas de la Iglesia de hoy -de toda ella: curas, religiosas, sacerdotes- no sería precisamente la de devolver a quienes la hubieran perdido su alegría y lograr que quienes -y son la mayoría- la tienen, pero apenas se atreven a mostrarla, saquen a la calle el gozo de ser lo que son. Aunque tengan que ir contra corriente de una civilización en la que lo que parece estar de moda es pasarse las horas contando cada uno la tripa que se nos rompió ayer por la tarde y en la que ser feliz y demostrarlo resulta una rareza.

Para ello no hace falta ponerse una careta con sonrisa-profidén. Basta con vivir lo que de veras se ama. Y saber que aunque en la barca de la Iglesia entra mucha agua por las ranuras de nuestros egoísmos, es una barca que nunca se hundirá. Porque es muy probable que nosotros, como personas, no valgamos la pena. Pero el sacerdocio, sí.

José Luis Martín DESCALZO

Palabras claves
2 Comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (2) ·  Enviar comentario
¡Qué bien que escribía y expresaba sus ideas! Este artículo tiene muchísima actualidad, a pesar que su autor falleció en 1991. He leído muchos de sus libros y artículos, que eran de una claridad increíble. Hasta último momento, ya que padeció una grave enfermedad cardíaca y renal, siguió manifestando sus ideas con respecto a la Iglesia y todo lo que con ella tiene que ver, y también sobre hechos reales y cotidianos de la vida. Escribía en forma de parábolas y con simplicidad; todo lo que decía estaba en un lenguaje "al alcance de todos". Si les interesa a los internautas, pongan en el buscador su nombre y encontrarán muchos de sus artículos. ¡No se lo pierdan! Uno muy lindo: "Sólo semillas"... Otra vez: ¡No se lo pierdan!!!!!!!!!
publicado por Mónica Bonardo, el 27.07.2008 10:00
Más allá de este artículo que publicó Stella, permítanme que les comparta el "Testamento de José Luis Martín Descalzo":
«Y entonces vio la luz. La luz que entraba
por todas las ventanas de su vida.
Vio que el dolor precipitó la huida
y entendió que la muerte ya no estaba.
Morir sólo es morir. Morir se acaba.
Morir es una hoguera fugitiva.
Es cruzar una puerta a la deriva
y encontrar lo que tanto se buscaba.
Acabar de llorar y hacer preguntas;
ver al Amor sin enigmas ni espejos;
descansar de vivir en la ternura;
tener la paz, la luz, la casa juntas
y hallar, dejando los dolores lejos,
la Noche-luz tras tanta noche oscura».
¡HERMOSÍSIMO!!!!!!!!!
publicado por Mónica Bonardo, el 27.07.2008 11:39
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

Movimiento De Cursillos De Cristiandad Diócesis De San Martín - ARGENTINA



Ver perfil

Calendario
Ver mes anterior Abril 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
Buscador
Blog   Web
Tópicos
General (110)
Nube de tags  [?]
Secciones
Inicio
Contacto
Enlaces
Santa Sede
Radio María
Leer Libro de Visitas
Firmar Libro de Visitas
Contador de Visitas
Más leídos
Cursillistas y Documento de Aparecida
El Carisma del movimiento Cursillos de Cristiandad
El hombre prudente que edificó su casa sobre roca...
INVITACIÓN
Me gusta la gente simple...
Paz Interior
¿Que es un Cursillo de Cristiandad?
Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.
Solidaridad y Caridad
«Yo soy el pan de la vida» (Jn 6,48).
Se comenta...
» INVITACIÓN
119 Comentarios: mirna noemi, mirna noemi, Laura, [...] ...
» ¿Que es un Cursillo de Cristiandad?
120 Comentarios: xtbmrqehjr, tfjqinozao, hnleqvgrou, [...] ...
» El Carisma del movimiento Cursillos de Cristiandad
92 Comentarios: Carlos E. Melgoza S., Carlos E. Melgoza S. ...
» El hombre prudente que edificó su casa sobre roca...
4 Comentarios: Tina ...
» Cursillistas y Documento de Aparecida
14 Comentarios: Roberto Cerdas ...
En imagen

Cuento Contigo...

Cuento Contigo...
Al margen
En Cristo... DE COLORES!!
Hola a todos!! La idea es conectarnos, comunicarnos (muy a pesar de este aparatito tan impersonal para algunos, pero, que nos permite, a diario, saber de aquellos que queremos... SIIIII!! Nosotros, mujeres y hombres "insertos en el mundo" y quizás sin ese tiempo que nos gustaría tener para "conversar e interactuar" con cada una de las personas que el Buen Dios ha puesto en nuestros caminos de vida... Muchos por trabajo, por compromisos familiares y de relación (cuidar hijos aún chicos y también los más grandes, nietos, papás, hermanos; enfermos que nos necesitan);otros porque sencilla y válidamente piensan "tengo un día "de aquellos" y no tengo ganas de hablar" (y en ese caso es más fácil a traves de la compu)... Algunos por tener tareas pastorales, que pareciera ser que sin nuestra presencia no pueden llevarse a cabo (o no les ha ocurridos alguna vez?)... Si, si, estamos de acuerdo: "Nadie hará lo que yo no haga"; entonces, parece ser verdad aquello que decía mi querido amigo Padre Fedele: "No tenés tiempo? Te necesito para esto...". Porque es así nomás: "El que menos tiempo tiene, es el que más lo regala al prójimo"... Personalmente, este medio me permite saludar a diario a los amigos que veo conectados (así sea la una de la mañana y recién pueda decirles: "Hola!!, qué tal el día?" y también permite que mis amigos sean amigos de otros amigos,aún sin conocerse y terminemos todos "charlando" (sí, gracias a la posibilidad que dá el diálogo internauta)... No sé si está bien ó mal, las opiniones estarán divididas; no viene al caso... Lo único que sé, es que a través de este medio muchos de nosotros nos sentimos recordados, queridos, acompañados, contenidos y sobre todo COMUNICADOS... Bueno, bueno, esto no intenta ser una defensa de la computadora, sino darle un valor a la misma; quizás distinto del que ya tiene... Vamos a realizar esto JUNTOS... Vamos a utilizar este aparatito tan admirado y tan odiado a la vez para expresarnos; para seguir creciendo con el Cristo Vivo, Cercano y Actual que conocimos en un Cursillo de Cristiandad... Sean creativos; expresen lo que tengan ganas, pongan dibujitos, fotos y lo que se les ocurra... Adelante!! A reír, a sentir, a llorar, en definitiva a VIVIR y a reflejar que somos verdaderos Hijos de Dios!! Como diría el Padre Gonzalez Vallés (sacerdote jesuita): "Que cada vez que nos encontremos, sea como la primera vez...Porque cada vez que nos encontramos, tú eres distinto como yo también los soy..." Que Jesús viva siempre en todos ustedes... DE COLORES!!!! (Stella CM67)
FULLServices Network | Blog profesional | Privacidad